gpswami.org

Contenido del sitio

[English]

A menú de navegación :.

Biografía sucinta de Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

Cuando Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Śrīla Prabhupāda llegó al puerto de la ciudad de Nueva York, el 17 de septiembre de 1965, pocos estadounidenses lo notaron, pero él no era simplemente otro inmigrante. Antes de que Śrīla Prabhupāda falleciera, el 14 de noviembre de 1977, a la edad de 81 años, su misión probó haber sido exitosa: había fundado la Sociedad Internacional para la Consciencia de Krishna (ISKCON, por sus siglas en inglés), y la había visto convertirse en una confederación mundial de más de cien templos, ashramas y centros culturales.

Śrīla Prabhupāda nació en Calcuta el 1 de septiembre de 1896, con el nombre de Abhay Charan De, en una piadosa familia hindú. Habiendo crecido en la India bajo dominio británico, de joven se involucró con el movimiento de desobediencia civil de Mahatma Gandhi, para asegurar la independencia de su nación. No obstante, fue un encuentro en 1922 con un prominente hombre de letras y líder religioso, Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī, la influencia determinante para el futuro llamado de Abhay. Śrīla Bhaktisiddhānta era un líder de la denominación Gaudiya Vaishnava —una tradición monoteísta dentro la amplia cultura hindú— y le pidió a Abhay llevar las enseñanzas del Señor Krishna al mundo de habla inglesa. Abhay se convirtió en discípulo de Śrīla Bhaktisiddhānta en 1933, y se determinó a llevar a cabo la solicitud de su mentor. Abhay, posteriormente conocido por la mención honorífica A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda, pasó los siguientes treinta y dos años preparándose para su viaje a occidente.

En 1965, a la edad de 69 años, Śrīla Prabhupāda viajó a la ciudad de Nueva York a bordo de un buque mercante. La travesía fue accidentada, y el añoso maestro espiritual sufrió dos infartos a bordo de la nave. Al llegar a los Estados Unidos traía consigo solamente el equivalente a siete dólares en rupias, y sus traducciones de los textos sagrados sánscritos. Śrīla Prabhupāda comenzó a compartir la sabiduría intemporal de la consciencia de Krishna. Su mensaje de paz y buena voluntad halló eco entre muchos jóvenes, y algunos de ellos avanzaron hasta convertirse en estudiantes serios de la tradición de Krishna. Con la ayuda de estos estudiantes, Śrīla Prabhupāda rentó un pequeño local comercial en el Lower East Side de Nueva York, para usarlo como templo. El 11 de julio de 1966 registró oficialmente su organización ante el estado de Nueva York, fundando formalmente la Sociedad Internacional para la Consciencia de Krishna.

En los siguientes once años, Śrīla Prabhupāda dio la vuelta al mundo 14 veces ofreciendo conferencias, llevando las enseñanzas del Señor Krishna a miles de personas en los cinco continentes. Hombres y mujeres procedentes de todos los ámbitos y posiciones se acercaron para aceptar su mensaje, y, con su ayuda, Śrīla Prabhupāda estableció centros y proyectos de ISKCON por todo el mundo. Inspirados por él, los devotos de Krishna establecieron templos, comunidades rurales, instituciones educativas, e iniciaron lo que devendría el programa vegetariano de ayuda alimenticia más grande del mundo. Con el deseo de nutrir las raíces de la consciencia de Krishna en su origen, Śrīla Prabhupāda volvió a la India en varias ocasiones, encendiendo la llama para un reavivamiento local de la tradición vaishnava. En la India abrió docenas de templos, incluyendo grandes centros en los poblados sagrados de Vrindavan y Mayapur.

La contribución más significativa de Śrīla Prabhupāda es, probablemente, sus libros. Él escribió más de setenta volúmenes acerca de la tradición de Krishna, los cuales son altamente respetados por los académicos debido a su autoridad, profundidad, fidelidad a la tradición y claridad. Diversas obras suyas se utilizan como libros de texto en numerosos cursos universitarios. Sus escritos han sido traducidos a 76 idiomas. Entre sus obras más prominentes se cuentan el Bhagavad-gītā tal como es, el Śrīmad-Bhāgavatam (en 30 tomos), y el Śrī Caitanya-caritāmṛta (en 17 tomos).

Śrīla Prabhupāda: The Founder-Ācārya of ISKCON, escrito por Ravīndra Svarūpa Dāsa, es respaldado oficialmente por la Comisión del Cuerpo Gubernamental (GBC, por sus siglas en inglés) de ISKCON. La GBC solicita a todos los devotos y simpatizantes de ISKCON considerar detenidamente esta obra. Con ello se verá ampliada nuestra comprensión y apreciación colectiva de la posición de Śrīla Prabhupāda y su papel único en la Sociedad Internacional para la Consciencia de Krishna.

Apreciación de un teólogo cristiano

(Prólogo escrito por el doctor en teología Harvey Cox para el libro Śrīla Prabhupāda-līlāmṛta, a biography of His divine grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda, de Satsvarūpa dāsa Goswami)

«Es un honor especial e inusual para mí el que se me haya solicitado escribir un prólogo para esta elocuente e informativa biografía de Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda. Lamento mucho no haber podido conocerlo mientras radicó aquí en los Estados Unidos. Pero siento como si lo hubiese conocido. La realidad espiritual de un gran maestro perdura en muchas formas, entre ellas, en las vidas por él conmovidas. Debido a que he llegado a conocer bastante acerca de Śrīla Prabhupāda —así como a muchos devotos que fueron influenciados por él sin conocerlo personalmente—, me siento familiarizado con él. Escribir este prólogo me parece, entonces, en alguna medida, como presentar a un amigo.

»Aunque no es cierto en todos los casos que un movimiento religioso sea la sombra de un gran maestro, hay no obstante algo de verdad incluso en esa conocida declaración. Con toda seguridad ayudará a los lectores de este libro a entender mejor ISKCON el conocer al hombre que lo fundó, así como su tierra. La paciencia y el cuidado con que el autor de este volumen ha reconstruido la larga vida que Śrīla Prabhupāda ya había vivido antes de dirigirse a Estados Unidos lo hace una lectura absorbente e inspiradora. Confieso que lo leí no solo por mi propio interés en Śrīla Prabhupāda sino porque el entorno que recrea el autor nos dice mucho más de lo que podría una simple biografía. Nos recuerda cuán cómodamente instalado estaba Śrīla Prabhupāda en una de las tradiciones religiosas más antiguas del mundo. Evoca cuántas cosas sucedieron durante generaciones, siglos, e incluso milenios antes de él, que parecen haberse reunido y concentrado en su vida y en sus enseñanzas. Por una parte, Śrīla Prabhupāda no era en realidad "original", y la lectura del relato de su vida plantea cuestionamientos sobre nuestra típica proclividad a dar tanto valor a la originalidad. Lo que el libro deja en claro, por el contrario, es que Śrīla Prabhupāda es un hombre que encarna una tradición antigua. Los primeros versos del capítulo 4 del Bhagavad-gītā, el texto hindú más preciado para ISKCON, enseña que la ciencia atemporal del bhakti-yoga (lo que los cristianos podrían llamar el sendero devocional hacia Dios) se recibe siempre mediante lo que los hindúes llaman paramparā; esto es, se transmite de un maestro al siguiente en una cadena viviente, desde los tiempos antiguos hasta el presente. Puede entenderse mejor a Śrīla Prabhupāda, tal como lo presenta este libro, como un eslabón particularmente efectivo en esta cadena.

»Sin embargo, debe añadirse que Śrīla Prabhupāda también fue una persona única. Decir que las enseñanzas de los antiguos llegan a nosotros por medio de una serie de maestros no significa que los maestros mismos sean intercambiables. Si fueran tan homogéneos, tendría muy poco caso escribir la biografía de cualquiera de ellos. Pero la vida de Śrīla Prabhupāda es prueba destacada de que se puede ser un transmisor de la verdad y, no obstante, ser una persona vital y singular; incluso —en un sentido que ahora me siento seguro de utilizar— de alguna forma original. Śrīla Prabhupāda vivió durante un período particularmente crítico en la historia de la India: el del gobierno colonial británico y sus secuelas. Él trabajó con y entre docenas de personas quienes le tendieron la mano, se le opusieron, lo respaldaron o lo ignoraron. Él inició la revista Back to Godhead. A una edad que casi cualquiera consideraría muy avanzada —cuando la mayoría de la gente reposaría en sus laureles— obedeció el mandato de su propio maestro espiritual y se dispuso a realizar el difícil y agotador viaje a Estados Unidos. Śrīla Prabhupāda es, por supuesto, tan solo uno de miles de maestros. Pero, en otro sentido, es uno entre mil, quizá uno entre un millón.

»Como cristiano, es muy importante e impresionante para mí que Śrīla Prabhupāda haya asumido traer esta enseñanza —que tan bien representa— a Estados Unidos. Estoy seguro de que esta afirmación requiere su explicación. Ante todo, como cristiano, procedo de una tradición en la que se tiene en muy alta estima el envío por parte de Dios de alguien para llevar un mensaje vital a aquellos que lo necesitan desesperadamente. De principio a fin en las escrituras hebreas, Yahveh envía profetas para recordarle al pueblo cuán lejos se ha apartado de su voluntad, para mostrarle de qué manera ha maltratado al pobre y ha fallado en defender a la viuda y al huérfano. En el Nuevo Testamento, Jesús envía a sus discípulos de dos en dos, pidiéndoles que lleven consigo únicamente la ropa y artículos mínimamente necesarios, indicándoles portar el mensaje de paz y salvación hasta los confines de la tierra. Dios mismo es presentado como quien envía a su hijo único al mundo en una misión que al final le costará su vida. Los cristianos son enseñados a respetar y admirar a quienes están dispuestos a pagar el alto precio de abandonar la comodidad y la seguridad para ir a algún otro lugar con un mensaje de liberación.

»En la actualidad, no obstante, muchos cristianos se han vuelto acomodaticios y complacientes, no solo renuentes a ocuparse personalmente en tal empeño sino, a menudo, incluso incapaces de entender o apreciar a quienes sí lo hacen. Es una gran lástima. Aunque algunas personas digan que es cosa buena que muchos cristianos ya no estén interesados en llevar su mensaje a otras partes del mundo, que se hayan vuelto menos presuntuosos o arrogantes, yo personalmente creo que eso tiene más que ver con la indolencia y la saciedad de la sociedad de consumo que con humildad. Tengo poca paciencia con el proselitismo fanático —sin importar quién lo inflija en quién—. Creo, sin embargo, que cualquier enseñanza espiritual digna de seguirse lo es también de compartirse. Cuando visité la India, viviendo de hecho en el mismísimo lugar donde la tradición de Śrīla Prabhupāda tiene su origen, Vṛndāvana, fui recibido gratamente por todos —incluyendo a los sabios y hombres santos—, y se me solicitó que compartiera mi tradición con ellos. Les hablé como cristiano acerca de lo que Jesucristo significa para mí y de lo que sus enseñanzas pueden ofrecer al mundo. Ellos escucharon atentamente y con gratitud. Su única queja, según recuerdo, fue ¡que yo no había hablado durante más tiempo! Los hindúes, a diferencia de los estadounidenses, parecen no tener prisa por ir a ningún otro lado si hay oportunidad de escuchar una plática espiritual seria. Dado el hecho de que yo fui tan bien recibido en el propio país de Śrīla Prabhupāda, lamento que él y sus estudiantes sigan a menudo hallando tan difícil el ser escuchados o ser tomados en serio aquí en Estados Unidos.

»Estoy agradecido por este libro por dos razones adicionales que el escritor no pudo haber sabido. Primero, el autor utiliza, entre otros métodos, el cada vez más importante método que nosotros en occidente llamamos historia oral. Él incorpora el fruto de muchas entrevistas con personas que conocían a Śrīla Prabhupāda o que se toparon con él, quienes contribuyeron con alguna pequeña información, aun minúscula o fugaz, para construir el cuadro completo. En unos cuantos años, todas esas personas habrán fallecido; esas fuentes se habrán perdido —por lo menos para nuestros oídos mortales— para siempre. Es extremadamente importante que el escritor haya utilizado este método, y que lo haya hecho tan hábilmente. Espero que otros lo utilicen tan efectivamente.

»También, probablemente sin proponérselo del todo, el autor nos está ofreciendo un retrato de una era, la cúspide y el fondo de la época que termina y que podría denominarse del dominio occidental. Él nos muestra la devastación causada por el imperialismo "cultural" y demuestra cuán tercamente permanecen sus residuos destructivos en los hábitos mentales —e incluso en los patrones alimenticios— de un pueblo anteriormente colonizado mucho tiempo antes de que el actual gobierno político del extranjero fuera expulsado. Puesto que especialmente este volumen abarca ese período de la vida de Śrīla Prabhupāda, antes de que viniera a Estados Unidos, es vital observar que él también fue un instrumento para encabezar un resurgimiento de los tradicionales valores espirituales y culturales de la India en la India misma, antes de que llegara a nuestras playas. Ya que ese fenómeno en sí mismo se está llevando a cabo por doquiera que el largo brazo de la dominación europea alguna vez se extendió, el libro puede también leerse como parte integral de la creciente literatura del "renacimiento cultural del tercer mundo".

»Obviamente, este volumen puede apreciarse en muchas maneras. Puede leerse también, debo añadir, como el sumamente fascinante relato de un sumamente fascinante hombre. En cualquier caso, sea como sea que el lector actual desee enfocarlo, me alegra concluir ahora este prólogo y permitirle a él o ella continuar con el placer de leerlo.»

Harvey Cox, Professor of Divinity Harvard University

Copyright © 2008-2018 Guru Prasad Swami.